El Color Identifica la Marca ó Producto.


El concepto de marca se ha extendido más allá del símbolo identificador del producto o servicio. Dentro del diseño hay otros factores que interactúan; el color es uno de los más relevantes y potentes, ya que está cargado de información propia.

Estudiado desde la psicología, las sensaciones implícitas generan una imagen mental en el consumidor con alta capacidad de distinción referencial; por otra parte, hay reacciones afectivas del consumidor frente a los colores, y es por ello que el uso de un color determinado no es arbitrario ni un simple recurso estético, sino que opera como recurso perceptivo de pregnancia y memorización muy importante, basado en las analogías, asociaciones o sensaciones provocadas por determinados colores y combinaciones.

No habría que dejar de lado que el efecto se fortalece mucho más cuando sumamos el factor «forma», logrando adquirir la capacidad de marca. Es el caso Louboutin, que fabrica zapatos con suelas de color rojo. La suela roja no es un mero recurso estético, sino que el color aplicado a la suela, es lo que define a la marca. Existe una diferencia entre promover el monopolio de un color por parte de una única marca y hacer de una combinación y de una percepción particular una estética diferenciadora en base a un color para un producto determinado.

Si se intentara definir este caso desde la funcionalidad estética, sería necesario sostener técnicamente una conclusión en el sentido de que el uso del diseño es esencial para la efectiva competencia; esto es, porque es claro que la suela del zapato seguirá cumpliendo su objetivo funcional más allá de cuál sea su color (así como un chocolate seguirá deleitando más allá de si su envase es marrón o lila).

Cuando vemos a una mujer caminando o cruzando sus piernas, la percepción del color de la suela Louboutin es inevitable; es una constante exposición de la marca a partir de una estrategia que apunta hacia el color como principal elemento distintivo. En este caso, la elección de ese color es un recurso retórico, el rojo es cálido por su asociación inmediata con la naturaleza (sol, fuego, sangre, calor). Esto nos permite asociar a conceptos tales como pasión, mujer y, feminidad. Esto es, nada menos que recurrir a la retórica del color que lleva al producto y al tipo de consumidor que lo adquiere. No es un círculo rojo, no es una forma estándar: es la forma de una suela color roja lo que se mide como símbolo distintivo.

En conclusión: el color, la forma, el ángulo de percepción y el contraste logrado es lo que termina definiendo en conjunto el estilo tan propio y que lo transforma en marca. Y más que eso, no es el dibujo de una suela roja, es el producto en la calle transportando la identidad.

En este tema, la mirada del cliente es esencial: eso es indiscutible, porque es el consumidor quien resuelve el resultado del impacto del color en el hecho concreto de la compra.

no tienes permiso de mandar mensajes

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s